Por este medio queremos alzar la voz y ser escuchados, somos personas sencillas y trabajadoras, lo que pedimos es que nos dejen trabajar y darle de comer a nuestras familias. Pero algo tan básico no es posible porque personas que dicen representar los derechos de los pobres y los indígenas, no son tales. Son coyotes disfrazados de ovejas. Estos no defienden más derecho que el de ellos a robarse las tierras y a proteger el paso de los narcotraficantes.

Seguir leyendo «Celulas terroristas entre nosotros los defensores de Honduras»